(+34) 91 658 49 90

La semana pasada hablábamos de las cafeteras de émbolo, hoy volvemos al café, pero esta vez, por los recipientes donde tomamos este preciado líquido. Nos referimos al las mugs de porcelana, esas tazas ideales para el desayuno. Son estupendas para tomar café, leche, cola cao o infusiones. Ahora que muchos estamos preparando la vuelta al cole, os presentamos una buena colección de mugs de porcelana para el desayuno.

El desayuno es una de las comidas más importantes del día. De hecho, se recomienda hacer un buen desayuno, equilibrado y con todos los nutrientes necesarios para afrontar la jornada. Más de uno necesita una buena taza de café para despertarse, quizás la primera de una larga lista. Los mugs de porcelana son especialmente adecuadas para los papás que disfrutan del primer café del día y para los más pequeños de la casa que toman su taza de leche aportándoles la energía necesaria para sus actividades diarias.

El origen de los mugs de porcelana

Nuestra colección de mugs están hechos de porcelana, un material universal en nuestros días. Pero el origen de la porcelana se remonta al S. VII y a la dinastía Tang del país chino. La porcelana china es conocida como porcelana dura porque es altamente resistente a la temperatura. Y es que no hay ningún otro tipo de arcilla que produzca objetos tan finos y de tanta luminosidad y al mismo tiempo sea tan fuerte. Este preciado material llegó a nuestro continente en plena Edad Media a través de los mercaderes y de las importaciones comerciales.

Cuentan la tradición que fue Marco Polo quien habló por primera vez de este tipo de cerámica. Y parece que el nombre en sí se debe a una confusión. La palabra porcelana es sinónimo de cauri, un tipo de molusco cuya concha es muy valorada en algunos lugares de Oriente. Marco Polo habló en su «Libro de las maravillas» sobre la belleza de la cerámica china. Y contó que sacaron muchas de estas conchas o porcelanas del mar. Como hasta ese momento, se desconocía la fórmula de su origen y tratamiento, se pensó que la porcelana salía de esa concha nacarada del molusco llamado porcelana.

En los años siguientes hubo muchos intentos de copiarla y averiguar la fórmula de su fabricación. Los Médicis en el Renacimiento consiguieron una pasta artificial llamada frita que es lo que conocemos como cerámica blanda, siendo ligera, compacta y traslúcida. No será hasta 1708/1709 cuando el alquimista (químico) alemán Friedrich Böttger consiga una fórmula muy parecida a la porcelana china. Y desde entonces se ha ido exportando al resto de países ¡Tecnhogar ha heredado sus propiedades y las ha aplicado a unas mugs de porcelana para todos los gustos! Visítanos.